Yo soy uno de los tantos a los que el COVID-19 han cogido desprevenidos. Cuando confinaron Barcelona por primera vez, yo me fui a casa con un portátil de 13 pulgadas bajo el brazo y así estuve trabajando durante casi 3 meses.

En el momento que me di cuenta de que la cosa iba para largo, empecé a pensar en opciones para mejorar mis condiciones de trabajo. Aquí he de decir que LIFULL Connect -la empresa para la que trabajo actualmente-, me envió a casa la pantalla, la silla y el teclado que usaba en la oficina. El problema es que cuando me llegaron a casa me di cuenta de lo pequeño que es mi piso.

La misma silla que es una más entre las otras 100 o más sillas que puede haber en la oficina, en mi casa entra más bien justita. Además, resulta que como es pesada, rasca el suelo de parquet de la habitación de mi hijo, que es el sitio con mejores condiciones para trabajar de toda la casa (aislado del resto de la casa, con ventana y luz natural, cerca del router de Internet, etc.).

Lo primero y más urgente fue solucionar el tema del suelo, y descubrí entonces el mundo de las alfombras para gamers (sí, al principio yo tampoco me lo creía, pero existe y es real).

Tras unas cuantas búsquedas en Google, y después de leer un par de reviews de alfombras, decidí que lo más importante es que sea bastante grande y así no salirme de la alfombra aunque me mueva con la silla.

Como con cualquier cosa de gaming, te puedes dejar lo que quieras en la alfombra así que yo opté por una de 150x100cm que es la que se ve en la foto. Es bastante baratilla (poco más de 10 EUR) y está aguantando bien el paso del tiempo.

Silla y alfombra

Una vez solucionado el problema de la silla y el suelo, lo siguiente fue ponerme cómodo. La mesa que tengo es de 100x50cm, así que no tengo mucho espacio. Había tres cosas que me molestaban: no tenía ratón, así que tenía que trabajar con el portátil al lado del teclado para poder usar el trackpad del portátil, el portátil se calentaba muchísimo durante el verano y el sistema de ventilación me echaba todo el calor encima, y por último tenía un teclado completo (con teclado numérico y teclas de flecha) de los que ocupan bastante espacio.

La primera decisión fue que no quería ratón sino un trackpad como el del portátil. Para mí, la ventaja del trackpad es que no tengo que moverlo por la mesa como sucedería con un ratón. Además, llevo ya varios años usándolo en el portátil y me he acostumbrado por lo podría seguir usando los gestos que normalmente uso en el portátil, por ejemplo para subir/bajar dentro de la ventana o para cambiar de desktop. La desventaja del trackpad es que sólo existe la opción de comprar el que funciona bien con el portátil, y al final no queda otra que pasar por caja y no es nada barato.

Terminé comprando el que se ve en la foto, y me da igual que el color no combine con ninguno de los demás dispositivos porque es el que estaba de oferta y pude ahorrar algo en el trackpad.

Resultado final

Con el tema del trackpad solucionado me quedaba encontrar un buen teclado, que fuera pequeño (60-65% del tamaño de uno completo) y que no fuera excesivamente caro. Hacía tiempo que quería probar un teclado mecánico, así que me lo tomé como una oportunidad para buscar uno que me gustase. El mercado de los teclados mecánicos es infinito, pero al final me decidí por uno bastante popular que cuesta menos de 70 EUR cogiendo la opción sin luces RGB (que aún no sé para qué pueden valer). Lo más difícil fue elegir el tipo de switch ya que sin haber probado ninguno me resultaba bastante difícil hacerme una idea de las diferencias. Terminé eligiendo switches marrones porque son los intermedios. Creo que fue una buena elección porque el tacto de las teclas es muy agradable, y me gusta mucho más que todos los teclados de membrana que he probado. Aunque es un poco ruidoso, me he acostumbrado a poner el micrófono en silencio y con eso se soluciona bastante.

Yo me cogí el modelo inalámbrico, pero la opción de cable también me parece interesante. Una cosa muy importante para mí es que el teclado tenga layout ANSI, porque la disposición de las teclas me parece más cómoda para programar. Lo malo es que escribir en castellano (como ahora) se convierte en un reto. Por suerte, suelo programar más de lo que escribo.

La última cosa que me faltaba (o al menos eso pensaba yo en aquel momento) era un soporte para poder alejarme del portátil. Resulta que se puede trabajar con la tapa del portátil cerrada, y eso permite utilizar un soporte vertical. Los hay de 20 EUR, como el de la foto. Poniendo el portátil en el hueco que queda detrás de la pantalla he conseguido despejar la mesa, ganando mucho espacio para las reposar las manos.

Una consecuencia de bajar la tapa del portátil es que se pierde la cámara, por lo que tuve que comprar una externa. Las hay de todos los precios, pero pasando la mayor parte del tiempo compartiendo pantalla para hacer pairing o mob programming, no me hacía falta una cámara tan buena. Para las pocas reuniones que tengo me basta con una cámara web Full HD de 1080p, que se puede conseguir por 20 EUR.

En esta última foto se ve mucho mejor la cámara, encima de la pantalla.

Resultado final

Para completar la experiencia del trabajo remoto me compré unos auriculares inalámbricos bluetooth. Yo los prefiero de diadema (de tipo supraurales), pero últimamente estoy mirando intraurales porque varios de mis compañeros me han dicho que son más cómodos para pasar todo el día con ellos puestos. Algunas características como la cancelación de ruido no me parecieron interesantes, y a día de hoy tampoco las he echado de menos. Hay bastantes opciones pero yo me decidí por unos de 60 EUR que tienen buena calidad de sonido, un buen micrófono y que se emparejan fácilmente con el portátil.

Conclusiones

Yo he notado mucha mejora al pasar del teclado del portátil a uno mecánico. Me ha sorprendido lo rápido que me he acostumbrado y lo fácil que me ha sido hacer la transición. Pensaba que tener una única pantalla iba a ser un problema, pero después de algunas semanas trabajando de esta manera he notado que con una única pantalla tengo menos distracciones.

De todas las cosas, la que ha marcado la mayor diferencia ha sido el soporte vertical. Supongo que será porque antes tenía poco espacio en la mesa y ahora me siento más amplio.

Cherry MX